Vitaminas ¿solucionan la alopecia?

Vitaminas ¿solucionan la alopecia?  las vitaminas y otros complementos alimenticios favorecen la salud capilar, solo son realmente efectivas cuando la caída del pelo se produce por un déficit vitamínico.

En este caso, es posible que una vez diagnosticado el problema, las vitaminas ayuden a frenar y en muchos casos a solucionar el problema de pérdida de cabello (pero es en la minoría de situaciones).

En el resto de tipos de alopecia los complejos vitamínicos pueden servir como mero complemento, pero no podrán hacer volver tu pelo su estado normal. La solución más efectiva para la pérdida de cabello en zonas concretas causadas por la alopecia androgenética es el injerto de cabello. Esta técnica es perfecta para varios tipos de alopecia femenina y para personas con cicatrices en la cabeza.

Tipos de vitaminas para fortalecer el cabello

Todo esto no quiere decir que las vitaminas no tengan ningún efecto en el pelo.

Es cierto que solo en casos muy concretos las vitaminas son la solución para la caída del cabello, en el resto pueden servir como un complemento ideal. Por ejemplo puedes combinarlo con el tratamiento recetado por tu médico para la etapa de recuperación del pelo que sigue al implante capilar.

Vitamina B

La vitamina B ayuda a nutrir los folículos pilosos gracias a que favorece el incremento de los glóbulos rojos en sangre, encargados de trasportar el oxígeno y los nutrientes a tu cuero cabelludo.

La podrás encontrar en suplementos alimenticios y de forma natural en alimentos que contengan vitaminas B6 o vitaminas B12. Entre ellos, el pescado rico en grasas, la avena, la soja o las lentejas.

Vitamina C

Una de las funciones más importantes de la vitamina C es la producción de colágeno. Una proteína utilizada en muchos productos de belleza y que también favorece el mantenimiento de un pelo sano y brillante.

Biotina

También conocida como Vitamina H, la biotina es una vitamina que se encuentra en pequeñas cantidades en varios alimentos como huevo y la leche. Su déficit puede afectar a la salud del cabello y de las uñas.

El tratamiento de la caída de pelo por estrés

Como el resto de los tipos de alopecias difusas, la que está provocada por este particular estado anímico puede ser reversible.

En el caso de caída de pelo por estrés o de la depresión, la alopecia revierte cuando dicha persona mejora su estado anímico.

Un buen diagnóstico de la alopecia difusa es la clave para poder atacar las causas de la misma de forma paralela, sus consecuencias en forma de pérdida de cabello. Por eso, si te sientes identificado con esta situación y quieres solucionarlo es recomendable que acudas al médico.

A partir de allí, los tratamientos suelen ser psicoterapéuticos, para atajar el problema, y con productos de salud y belleza y farmacéuticos, para que desaparezcan a mayor velocidad.

Más allá de las vitaminas: otros complementos alimenticios para el pelo

Ácido fólico

Esta vitamina, también conocida como B9, resulta un gran aliado para mejorar la salud capilar. 

Zinc

Como el hierro, este mineral ayuda al organismo a la absorción de proteínas para tu pelo, piel y uñas.

Proteínas

Finalmente, la falta de proteínas en la dieta puede ser otro de los desencadenantes de la alopecia. Sobre todo, en el caso de las mujeres por la falta de hierro.